Estrategia de juego simple

Si está planeando ganar algo de dinero mientras juega en línea, y es serio al respecto, le sugerimos encarecidamente que considere seguir o al menos adaptar la estrategia general general.

En primer lugar, no juegue con el dinero que si lo pierde lo pondría en una difícil situación. Solo apueste dinero sin que pueda ser realista (aunque no sea tan divertido de esa manera).

En segundo lugar, al menos rompa su rol bancario en dos sesiones de juego. No arruines todo tu bankroll de una vez. Muchas veces, si estás en una racha perdedora y te retiras para poder regresar un día más, encontrarás que tu "suerte" o más bien tu habilidad para jugar, es más nítida y traerá más manos ganadoras.

En tercer lugar, no te dejes cegar por tus ganancias. En otras palabras, solo porque hayas ganado $ 300 en una mano de póquer no significa que debas subir el próximo pozo por $ 300. La conclusión es actuar como si el dinero que había ganado fuera una bonificación adicional, no un medio para hacerlo rico rápidamente.

Pruebe esta estrategia de juego ganadora en el casino en línea: Comience su sesión de apuestas con pequeñas apuestas. A medida que comience a ganar, y cuando las probabilidades apropiadas lo dicten, comience a aumentar lentamente las cantidades de sus apuestas, asegurándose de que no exceda una cantidad predeterminada de sus ganancias. Por ejemplo, si comenzó con un bankroll de $ 400 y gana $ 800 (lo que significa un bankroll total de $ 1,200) y decidió de antemano que su margen de ganancia sería de $ 300, cuando su bankroll alcanzara los $ 700 debería terminar su racha de apuestas. ($ 400 + $ 300 = $ 700)

Al establecer un margen de beneficio retroactivo, ganarás más dinero a largo plazo, aunque la idea es ganar más con menos manos. En otras palabras, en lugar de establecer un margen de beneficio directo, lo que significa que cuando obtienes una cantidad predeterminada de ganancias terminarías tu sesión de juego en el casino en línea, no establecerías un límite a tus ganancias. Por lo tanto, no está tratando de alcanzar cierta cantidad, sino que está jugando con dinero que puede permitirse perder si ya ha excedido su margen de ganancia.