Estrategias de Ruleta

En la ruleta, la casa siempre tendrá una ventaja sobre el jugador. La ventaja o ventaja de la casa es el porcentaje relativo a la apuesta que el jugador perderá en promedio. En Estados Unidos, el margen de la casa es del 5.3% ya que el jugador tiene 1/38 de posibilidades de golpear un número. En la ruleta europea, la casa solo tiene una ventaja del 2.7% ya que el jugador tiene 1/37 de posibilidades de alcanzar un número.

Existen bastantes estrategias de ruleta que han surgido a lo largo de los años. Una de ellas es la Estrategia de apuestas de Martingale. Esta estrategia implica que duplicas tu apuesta cada vez que pierdes. Cuando finalmente ganes, harás todo lo que perdiste, y obtendrás un beneficio igual al de la apuesta original. ¡Esta estrategia puede terminar perdiendo mucho dinero en un jugador!

Otra estrategia de ruleta para probar es apostar en un número por 35 giros de la rueda. Si un jugador golpea su número dentro de los 35 giros, recuperará todo su dinero. Esta no es una estrategia para intentar si quieres ganar dinero, sino jugar durante períodos más largos y estirar tu bankroll. Sin embargo, la probabilidad de acertar su número dentro de los 35 giros solo es (1- (37/3835)) * 100% = 60.68% en una mesa estadounidense (38 bolsillos).

Siempre existe la estrategia de intentar apostar en un color, como el rojo por 38 giros. En una rueda de ruleta americana hay 38 bolsillos, de los cuales 18 son rojos. Divide 18/38 y obtienes una probabilidad del 47.37% de aterrizar en rojo 18 veces en 38 giros. Un jugador tendría que golpear rojo 19 veces en 38 giros solo para alcanzar el punto de equilibrio, lo que le da un 37% de posibilidades de alcanzar el punto de equilibrio ... No es una estrategia de ruleta.

En el pasado, en casinos con base en tierra, algunas personas han calculado con éxito el desgaste de una rueda mediante el uso de computadoras y determinando dónde es más probable que caiga la pelota. Se creó otro dispositivo informático que calculaba dónde era probable que llegara la bola analizando el metraje de la pelota sobre la marcha. Ninguno de estos métodos interfirió con la trayectoria de la pelota y, por lo tanto, no podía considerarse que violaba ninguna ley.